googlefa889dae9fcf913a.html

El informe pericial para la valoración del daño psicológico

 En Psicología jurídica

En el contexto legal es muy frecuente encontrar casos en los que un acontecimiento ha podido crear un trauma psicológico a una o varias personas.

Jueces, fiscales y abogados deben recurrir a psicológicos forenses para averiguar la existencia o no de estas secuelas, la gravedad de las mismas y sus consecuencias en el desarrollo de la vida normal de la persona afectada.

Primero hay que definir el trauma psicológico. En el ámbito forense se nombra como huella psicológica, daño psicológico, secuelas psicológicas, trauma, entre otras.

Se trata, de manera general, de las diferentes consecuencias que un acontecimiento negativo, de naturaleza traumática, crea en una persona. El manual CIE-10 lo define como “transformación permanente de la personalidad tras experiencia catastrófica” (CIE-10).

Las consecuencias pueden ser muy variadas, si bien existe una alta prevalencia de la aparición del Trastorno de Estrés Post Traumática y del Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Por ejemplo, una persona podría sufrir un atraco en el portal de un edificio y por ello desarrollar una serie de consecuencias psicológicas negativas como ansiedad, la reexperimentación, dificultad para dormir, etc -que sería parte de la huella psicológica. Esta persona podría evitar o ser incapaz de volver a entrar a ese o cualquier otro portal afectando su vida a nivel social y laboral.

Como es lógico, este daño psicológico puede provocarse por una gran variedad de acontecimientos, que siempre tendrán en común el carácter negativo, angustioso para el individuo. Pueden ser: accidentes, ser testigo o víctima de acontecimiento violentos, amenazas, etc. Estos acontecimiento no tienen porqué suponer un riesgo real para la vida de la persona que percibe esta experiencia como traumática.

Los psicólogos forenses debemos, de manera muy resumida, valorar la afectación que este acontecimiento haya provocado en diferentes esferas: personal, social, familiar y laboral. Se trata de valorar si existen estos cambios, y de si se puede establecer una relación causal entre los mismos.
En el Instituto de Psicología Jurídica y Mediación contamos con un equipo de psicólogos forenses formados y con experiencia en el estudio de este daño psicológico, por lo que antes cualquier duda de haberlo sufrido o estar sufriéndolo os invitamos a consultarnos.

 

 

Sergio Atienza Valiente

Psicólogo Forense – Mediador

Noticias recomendadas
Psicólogos forenses Alicante